26 AL 27 DE JUNIO, PEREGRINACIÓN A FÁTIMA...

AVISOS DEL CULTO

MARTES 23 de mayo. Conmemoración del Padre Pío. Rosario a las 17:45 y Santa Misa a las 18:00.

JUEVES 25 de mayo.LA ASCENSIÓN DEL SEÑOR. Santa Misa a las 8:15. *** Rosario a las 21:30 y Hora Santa a las 22:00.

*** El Sábado 27 de mayo no habrá culto alguno en esta Iglesia.

Domingo, 28 de mayo. Santa Misa cantada a las 10:00

*** ULTIMAS PLAZAS: PEREGRINACIÓN CON MOTIVO DEL CENTENARIO DE NUESTRA SEÑORA DE FÁTIMA. 16, 17 y 18 de junio. 148 euros

*** MISA EN ALBACETE. Domingo, 4 de junio. A las 17:30 horas, en la Parroquia Purísima Concepción.

***MISA TRIMESTRAL EN LUGO. Sábado 10 de junio. Santa misa a las 18:30 horas, en la capilla del Carmen, sita en la calle del Carmen, en Lugo, justo a la salida de la puerta homónima de la muralla de la ciudad.

Para cualquier cuestión relacionada con la celebración de la Santa Misa por el modo extraordinario en Lugo, así como para recibir avisos, si lo desea, puede ponerse en contacto con nosotros mediante la siguiente dirección de correo electrónico: misatridentinalugo@hotmail.com

jueves, 31 de marzo de 2016

AMANDO LA VERDAD, LAVÓ CON SUS LÁGRIMAS LAS MANCHAS DE SUS PECADOS. San Gregorio Papa




Homilía de maitines

JUEVES DE PASCUA
Forma Extraordinaria del Rito Romano

HOMILIA DE SAN GREGORIO, PAPA
Homilía 25 sobre los Evangelios
María Magdalena, que en la ciudad había sido una mujer pecadora, amando la verdad, lavó con sus lágrimas las manchas de sus pecados, y se cumplió la voz de la Verdad, por la cual se dice: “Se le han perdonado muchos pecados porque amó mucho”. Y así, la que antes pecando había permanecido en su frialdad, después amando estuvo fuertemente abrasada. Luego que llegó al sepulcro, no encontrando allí el cuerpo del Señor, creyó que se lo habían llevado y lo participó a los discípulos, los cuales dirigiéndose allí, vieron y creyeron que era así como la mujer les dijo. Acerca de ellos se escribe inmediatamente después: “Volvieron los discípulos a su morada”, y después se añade: “Pero María estaba en pie fuera del sepulcro llorando”.
Acerca de lo cual debemos considerar cuán grande sería la actividad del amor que se encendió en el corazón de esta mujer, cuando al ausentarse los discípulos no se apartó del sepulcro del Señor. Buscaba al que no había encontrado; buscándolo, lloraba y encendida del fuego de su amor se abrasaba en deseos de ver al que ella creía se habían llevado. Y así sucedió, que entonces lo viese solo ella, la única que se quedó para buscarlo, porque la perseverancia es la virtud de las buenas obras. Así lo dice la Verdad: “El que perseverare hasta el fin se salvará”.
Llorando pues, María se inclinó y miró en el sepulcro. Ciertamente había visto ya vacío el sepulcro, ya había publicado que se habían llevado al Señor; ¿por qué pues vuelve a inclinarse, y a renovar el deseo de verle? Porque el que ama, no le basta haber mirado una sola vez, porque la fuerza del amor aumenta los deseos de buscar, Y, efectivamente, primero le busco, y no le encontró; perseveró en buscarle, y le encontró; sucedió que con la dilación crecieron sus deseos y creciendo consiguió encontrarle.

Transcripto por Dña. Ana María Galvez