26 AL 27 DE JUNIO, PEREGRINACIÓN A FÁTIMA...

AVISOS DEL CULTO

*** MISA EN ALBACETE. Domingo, 7 de mayo. A las 17:30 horas, en la Parroquia Purísima Concepción.

***MISA TRIMESTRAL EN LUGO. Sábado 10 de junio. Santa misa a las 18:30 horas, en la capilla del Carmen, sita en la calle del Carmen, en Lugo, justo a la salida de la puerta homónima de la muralla de la ciudad.

Para cualquier cuestión relacionada con la celebración de la Santa Misa por el modo extraordinario en Lugo, así como para recibir avisos, si lo desea, puede ponerse en contacto con nosotros mediante la siguiente dirección de correo electrónico: misatridentinalugo@hotmail.com

*** PEREGRINACIÓN A FÁTIMA. 16, 17 y 18 de junio

martes, 4 de abril de 2017

EVANGELIO DEL DÍA: A mí el mundo me aborrece porque demuestro que sus obras son malas.



MARTES DE LA I SEMANA DE PASIÓN
Forma Extraordinaria del Rito Romano

A mí el mundo me aborrece porque demuestro que sus obras son malas.

Evangelio según San Juan 7, 1-13
Después de estas cosas, recorría Jesús Galilea, pues no quería andar por Judea  porque los judíos trataban de matarlo.  Se acercaba la fiesta judía de las Tiendas. Le decían sus hermanos: «Sal de aquí y marcha a Judea para que también tus discípulos vean las obras que haces,  pues nadie obra nada en secreto, sino que busca estar a la luz pública. Si haces estas cosas, manifiéstate al mundo».  Y es que tampoco sus hermanos creían en él.  Jesús les dice: «Mi tiempo no ha llegado todavía, el vuestro está siempre dispuesto.  El mundo no puede odiaros a vosotros, a mí sí me odia porque doy testimonio contra él de que sus obras son malas. Subid vosotros a la fiesta. Yo no subo a esta fiesta, porque mi tiempo no se ha cumplido todavía».  Después de decir estas cosas, permaneció en Galilea.  Una vez que sus hermanos se hubieron marchado a la fiesta, entonces subió él también, no abiertamente, sino a escondidas.  Los judíos lo buscaban en la fiesta y decían: «¿Dónde está?»,  y había muchos comentarios acerca de él entre las turbas. Unos decían: «Es bueno»; otros decían: «No, sino que engaña a la gente».  Pero nadie hablaba de él en público por miedo a los judíos.



COMENTARIOS:
Benedicto XVI  LA HORA DE JESÚS